Interesados x3

¡¡¡Sin más personajes!!!

Lamento decirles que ya no aceptare más amigos por el momento, ya que la historia esta elaborada al completo y cada personaje aquí precente tiene su lugar; por lo tanto me resultaría muy cansado volver a hacer la historia (que son como unas 4o páginas *-*) solo para que su personaje aparesca. Por favor comprendan u.u|||

Nos vemos ^-^

sábado, 13 de septiembre de 2014

41. Atrapados en la Obscuridad...

Kather: ¡Lo haye! (recoge algo de entre los arbustos)
Esteban: Vaya que costó (alumbrando donde ella está) ahora tenemos que encontrar la sálida (voltea a los lados)
Kather: Estas más amargado de lo normal (se levanta y lo ve) toda la excursión te la has pasado viendo alrededor
Esteban: No me gusta el lugar (con tono serio)
Kather: ¿Te da mello? (con mirada burlona)
Esteban: ¡Ha! (hecha una carcajada y la ve) lo dice alguien que por el más mínimo ruido da un respingo y se me pega (sonríe con picardía)
Kather: Eso no es cierto (medio grita y sacude la bufanda)
Esteban: Si, claro (gira los ojos y disimuladamente avienta una piedra al arbusto de lado, luego éste ocaciona un crujido)
Kather: ¡Ah! (da un respingo y se pega a Esteban) ¿qué fue eso? (viendo el arbusto proveniente del ruido)
Esteban: ¿Decías algo? (alzando una cceja socarronamente)
Kather: ¿Eh? (lo ve confundida) a que te refie- (se interrumpe y ve como lo sujeta del brazo) ¡l-lo lamento! (se sonroja y se separa)
Esteban: (igual sonrosado) D-da igual (desvía la mirada) *la idiota no se dio cuenta cuando se me enganchó como chince* (estornuda) rayos... (se frota la nariz)
Kather: ¿Hu? (lo voltea a ver) acabas de... (se acerca a él) estornudar?
Esteban: No, fingi estornudar porque suena gracioso (con tono sarcástico)
Kather: Deja tu orgullo de lado (suspira y se para frente a él) para esto sirve lo que encontramos... (le pone la bufanda) así no te enfermaras (le sonríe)
Esteban: (se sorprende) G-gracias... (sonrojado, la ve fijamente)

Esteban sonrrojado >3<
Kather: N-No es nada (le da la espalda) sigamos buscando la salida (estornuda y da un paso para avanzar)
Esteban: ¡Espera! (la detiene y la voltea hacia él) tu tampoco te puedes enfermar (quitandose su chamarra)
Kather: Pero te enfermaras, estornudaste hace rato (lo ve preocupada)
Esteban: Eres una mujer, y no puedo permitir que por mi culpa te enfermes (le pone la campera sobre los hombros) anda, no me gusta pelear con chicas (la ve con una mirada insistente y profunda)
Kather: (hipnotizada) e-esta bien (niega energicamente y se voltea) bu-busquemos la salida (nerviosa, empieza a caminar)
Esteban: (asiente y pasa su brazo por los hombros de ella) así no te alejaras ni te perderé de vista (viendo a otro lado, la pega a su cuerpo y sigue andando)
Kather: V-vale... (susurra y se deja abrazar sosteniendo su chamarra)

<En la entrada del bosque>                    

Elyse: ¡Ya la encontramos! (sale de entre los árboles) vamos, Makoto, a entregar la pintura (se voltea hacia sus espaldas)
Makoto: Ya voy... (sale de donde ella respirando agitadamente) tra... tranquila Camilleri (la ve tratando de reincorporarse) ya... ya llegamos... (toma una bocanada de aire y va hacia el edificio)
Elyse: Fue bastante divertido (inhala una gran bocanada de aire y ve al cielo) muy divertido
Yael: Tardaron (recargado en un árbol cercano a ella) tardaron bastante, fueron la cuarta pareja (sonríe burlonamente) y según tú, nunca te retrasabas
Elyse: ¡Eso es en el trabajo! (le recrimina y se cruza de brazos) no fue mi culpa que la dichosa pintura estubiera atada a un cordón en una rama a 15 metros de altura (suspira ondo y exhala ruidosamente) que cansancio... (se tira en el cespet)
Yael: ¿De no hacer nada? (alza una ceja con picardía)
Elyse: No, tonto (lo ve frunciendo el ceño) son cerca de la una de la madrugada y no suelo dormirme tan tarde a diferencia de ti (se estira y luego se acurruca) así que deja de fastidiarme y vete con Jessica (se voltea dandole la espalda)
Yael: Aún no ha llegado (suspira y ve el bosque)
Elyse: Entonces ve a esperarla en otro lugar que no sea este (gira los ojos expresando irritación) todavía hay tiempo, tal vez le tocó algo complicado (suspira para tranquilizarse) y Shinda? (lo ve de reojo colorada) tampoco ha llegado?
Yael: Tampoco (niega con un gesto de cabeza)
Elyse: (duda y lo ve) a... avanzaste con la obra? (con tono no muy seguro)
Yael: Solo un poco (se sienta junto a ella y ve hacia el cielo) estamos en la parte donde ella está en el castillo platicando con Richard y su madre sobre la boda, después de que su primo se encuentra con la doncella
Elyse: Vaya, es poco menos de la mitad (fija su vista en una estrella) crees que la acabemos?
Yael: ¡Claro!(la ve confiado) estas haciendo equipo con el mejor chico de literatura que puede existir en todo Tokio (sonríe con sorna)
Elyse: ¡Sí, cómo no? (rueda los ojos con tono sarcástico)
Yael: Malvada (con mirada recriminante) sabes? ese fue un golpe muy bajo
Elyse: Lo se, lo soy (se ríe y lo ve de reojo) *es bastante tonto, pero hasta cierto punto lo hace divertido*

Tania: Y entonces la mujer lo mató sin más... (sentada con una linterna iluminando su rostro) Cuando la recepcionista vio que sus compañeros no regresaban después de largo rato fue a la habitación donde los pidieron; pero al llegar... (pone una expresión terrorifica) sólo encontro 20 dedos humanos tirados por todo el suelo, ¡eran de sus camaradas!
Chicas: (alrededor de ella escuchando el relato) ¡KYAAA! (gritan muy asustadas)
Castiel: (acostado bajo un árbol) dejen esas estupideces de chamacos (con indiferencia)
Gael: Tania no lo puede evitar (la ve con una sonrisa socarrona) es una chiquilla después de todo (se va rumbo donde el subdirector)
Tania: ¡Callate Kesler! (lo ve enfadada) es obligatorio contar historias de terror cuando se está de noche a la intemperie
Castiel: Ni siquiera me causaron escalofrios (sin cambiar de expresión) una señora esta de viaje, llega la noche y se hospeda en una posada; cuando pide serivcio a la habitación los mata porque no trajeron la salsa de soya- Gran relato (pone los ojos en blanco con sarcásmo)
Ana: (en la bolita de chicas) Que a ti no te de miendo no significa que a otras personas tampoco
Castiel: ¿Ah? (se voltea hacia ella) significa eso que te dio miedo? (se forma una sonrisa burlona en su rostro)
Ana: No es verdad (le reclama con tono orgulloso) simplemete se me hizo i-interesante (se cruza de brazos y ve a Tania) e-es verdad la hi-historia? (con vos temblorosa)
Tania: (la ve y sonríe complice) quien sabe? puede y si (se encoge de hombros y la ve maliciosamente)
Ana:  No! TTmTT (se va rumbo al edificio) por eso voy a comer
Gael: (viniendo desde el edificio) deja de decir cosas que no y ayudame con esto, Tania (cargando una gran caja)
Tania: ¡El premio! (corre hacia él) qué es? qué es? (entusiasmada)
Gael: (se ríe y baja la caja en el suelo) es bastante pesada y se oye un ruido de dentro (se sienta frente a ella) *después de todo, sigue siendo la más chica de todos*
Tania: Veamos (abre la caja y mira el interior) ¡perritos! (agarra uno y lo saca de la caja) son unos cachorritos del cocker spaniel! (se unta el lomo del perrito en la mejilla) que tiernos!
Gael: Y hay dos (ve la caja y carga al otro) toma, son tuyos (le da el que tiene)
Tania: No, cuida uno tú (lo ve rogante) ves? lo dice esa nota (le señala una nota dentro de la caja)
Gael: ¿Eh? (se voltea hacia ella y saca el papel)

"¡FELICIDADES! Ustedes dos ganaron la actividad más importante y arriesgada del campamento. Como regalo les damos este par de cachorros cocker spaniel, donde cada uno tendrá un perrito. Todas las pruebas estaban hechas para que las parejas se entendieran mejor, ¡y ustedes fueron la pareja que mejor se entendió! Esos hermanos de cachorritos se quedaran con ustedes, siendo cuidados con el cariño mutuo que hay entre ambos."

Tania: ¿Ves? (le sonríe) es para que los cuidemos juntos
Gael: Little... (con mirada compasiva)
Tania: Por favor Gray (lo ve tiernamente)
Gael: E-Esta bien... (suspira resignado y ve. al perrito de sus manos) está es una hembra
Tania: Y él un macho (inspeccionando al que tiene ella) lle llamaré Gray (con mirada feliz)
Gael: Entonces yo le pondré pequeña (se forma una media sonrisa) pero en otro idioma que no sea ingles (la ve con una expresión profunda) tú eres a la única que apodo como Little
Tania: (se queda atónita) Gael... (sus mejillas se ponen rojas)
Gael: (acerca mucho su rostro al de ella y susurra) no quiero que tenga la maldición de ser siempre la más enana (le pellisca la nariz y sonríe bfrivolamente)
Tania: ¡Oye! (lo ve enfadada) eres un idiota! (se cruza de brazos y hace puchero)
Gael: Si, claro (se ríe burlón)

♥*♥*♥2 de la madrugada, Pozo♥*♥*♥

Martín: Hace tiempo que tocaron el silbato para que buscaramos la salida (recargado en la pared del hoyo) a este paso, nos encontraran pronto
Jess: No pensé... (bosteza) que ya ubiera pasado tanto tiempo... (vuelve a bostezar) tengo sueño... (cabezea)
Martín: Si quieres... (se rasca la nuca sonrojado) recargate en mi, e-es más cómodo que el piso (desvia la mirada)
Jess: Gracias... (adormilada, se acerca a él) compermiso... (bosteza y recarga su cabeza en el hombro del castaño)

<Unos minutos después...>

Martin: Jessi... (la ve de reojo con tono inseguro) sigues despierta?
Jess: Si.. (asiente con los ojos cerrados) cuentame algo...
Martin: ¿Cómo qué? (con tono dudativo)
Jess: Algo de ti, de tu pasado... (con vos somnolienta) algún recuerdo valioso
Martín: ¿Un recuerdo valioso? (carraspea y la ve) no importa si pasó hace mucho, mucho tiempo? (con mirada seria) *tal ves si le cuento... recuerde algo*
Jess: No, no importa (niega sin abrir los parpados) quiero saber sobre ti
Martín: Esta bien... (sonríe sonrojado) cuando tenía 6 años estuve en Bahía Blanca, Argentina; con mi familia... (viendo hacia el cielo mientras recuerda)

"Desde que tengo memoria me encanta el voley y ha sido siempre mi deporte preferido. Ese día también salí a jugar a ver con quien. Pero a Anatasha le fascinaba molestarme y burlarse de mi sobre cualquier cosa, aquel día tampoco se iba a quedar corta. Justo cuando iba entrando al parque ella vino y me pegó un susto de muerte; haciendo que me hiciera encima de los pantalones.

¡Uf! Tube que regresar a casa a cambiarme y recibí un regaño de Miguel y de mi abuela, me castigaron sin todos mis balones durante 2 semanas, porque no les había dicho que mi hermana era la culpable. En fin. Me sentí triste al oir el castigo y hui a la playa de enfrene, a 3 cuadras de casa. Alli me quedé bastante tiempo llorando, hasta que alguien tocó mi hombro...

-¿Qué tienes? ¿Estas llorando? -una vocesita me preguntó por encima de mi cabello castaño.
-No... nada... -me sorbí los mocos. No quería que un extraño me consolará por algo que no sabía porque lloraba y sólo lo hacía por lástima-.
-No se llora por nada. -volvió a hablar esa vocesilla. Parecía de una niña, una niña más pequeña que yo; pues aunque hablaba, de ves en cuando se trababa con sus propias palabras- Anda, dime...
-No es nada... -insistí, aunque la curiosidad me ganó por saber que niña pequeña quería consolarme. Cuando lo hice pude ver a una chiquilla de 4 ó 5 años acunclillada frente mío, sonriendome gentilmente- Me... me quitaron mis balones d... de castigo -volví a sorberme los mocos. El que ella me vierá llorar me causó pena; mucha pena y vergüenza.-
-Entonces juega con el mío y conmigo -sonrió de nuevo y me enseñó su pelota.-

Era pequeña, y algo torpe en sus movimientos; pero para tener 4 años jugaba un poco bien. El restó del día nos la pasamos jugando ella, su hermano, su mamá y yo; y cuando oscureció me llevaron a casa. Al día siguiente nos volvimos a ver después de desayunar y jugamos toda la mañana y toda la tarde.

Y el día siguiente fue igual. Y el siguiente a ese. Y el siguiente también. Y en toda la semana fue la misma divertida rutina.... Los primeros días habiamos jugado todos, pero a partir del 3° su hermano y su mamá solo se dedicaban a vernos; y había ratos en los que la llevaba a que conociera un poco el lugar. Casi siempre que estabamos juntos nos reiamos, sonreiamos, nos juntabamos mucho al otro y aveces se nos escapaba algún "Te quiero".

Me divertía tanto que, cuando ella me dijo el último día que la mañana que seguía volvería a su país natal, me puse muy triste. La verdad es que había llegado a significar mucho en mis apenas 6 años de vida, y quería darle algo para que ese tiempo que habiamos pasado juntos no desaparecierá.

El día que su vuelo salía no fui al colegio, me escape de casa para que no me obligaran a ir; tarde mucha de la mañana en encontrar lo que le quería dar, y gaste casi todo el dinero que tenía ahorrado. Llegue bastante tarde, seguro su vuelo estaba a poco de despegar; la busque como loco durante todo el lugar: en cada sala de espera y en cada rincón donde podía entrar. Pasó tiempo, mucho tiempo; estaba ya desesperado y casi aterrorizado por si no llegaba a encontrarla a tiempo... cuando la ví.

Estaba de espaldas, con la maleta jalandola rumbo a la puerta que lleva hacia la salida de los aviones. Grite su nombre lo más fuerte que pude sin importarme que la gente me viera o que llegará un policia y me riñiera. Ella volteo, abrió los ojos sorprendida y corrió hasta mi, tan rápido que no me di cuenta cuando llegó si no hasta que estaba yo abrazandola. Le sonreí y la voltee para poder ponerle mi regalo de 150 pesos -en monedas de Argentina-: un hermoso collar de crital color celeste en forma de corazón y con una cadenita de plata.

Se volteo de nuevo después de que se lo pusiera. Le sonreí y ella me devolvió la sonrisa con ojos llorosos. Me alarmé pensando que no le había gustado mi regalo; pero ella me abrazó con más fuerza a la anterior y se acercó a mi rostro... Hasta que sus labios tocaron los míos por unos segundos: me deje robar mi primer beso por esa niña extrangera a quien le di un regalo muy caro.

Martín: (termina de relatar y ve reojo a Jess) q-qué te pareció? (sonrojado y nervioso)
Jess: Muy bonito recuerdo (aún con los ojos cerrados) la volviste a ver después de eso?
Martín: Sí, pero hasta hace poco (sonríe calidamente y voltea su cabeza hacia ella) y ahora que está de joven, se ve aun más hermosa
Jess: Me alegro... (bosteza) te ha dicho algo sobre eso?
Martín: No, porque parece no recordarlo (con mirada compasiva) aunque espero me recuerde, además de que la ayudaré a hacerlo
Jess: Que bien... (vuelve a bostezar) seguro y sí te recuerda, porque seguro te quiere como en aquella vez (cabezea)
Martín: Eso espero (sonríe y pasa un brazo por los hombros de ella)
Jess: Ya veras como si... (se recarga en su hombro) eres buena persona Martín, seguro no tardará en recordar (bosteza con más pesadez)
Martín: ¿Tú crees? (sonríe divertido y se va acercando a ella)
Jess: Estoy convencida... (sin darse cuenta, cierra los ojos) quiero una camita... (se frota los ojos)
Martín: Yo quiero otra cosa... (le acaricia la mejilla y se acerca más)

Narra Jess: Tenía sueño, mucho sueño; así que no prestaba mucha atención a lo que pasaba. Veía como Martín se iba acercando a mí, seguramente para decirme algo o yo que sé, tenía mucho sueño como para pensar... Fue entonces cuando reaccioné y vi que estaba muy cerca, casi demasiado. Me froté los ojos de nuevo para ver si no era mi alucine, pero era verdad ¡Martín se acercaba peligrosamente a mi cara! Me puse nerviosa y volteaba la cabeza hacia todas partes para que él también reaccionará y se alejará de mi.

¡Auch! Sentí una punzada en mi pecho cuando dije eso ¿pero qué rayos...? Solo quería tener mi espacio personal y el corazón me viene con una jalada. Después de dormir, si se me despierta bruscamente me pongo de malas, y era eso lo que pasaba ahora: yo y Martín atrapados en un pozo de como 10 metros, a las quien-sabe-qué tantas horas de la madrugada, en un bosque, yo con un sueño capaz de tirarme al suelo y él muy cerca mío.

De repente, cuando ya no lo podía tener más cerca o si no ocurriría un penoso accidente, siento como cae sobre mi todo su peso ¿Qué? Lo veo desconsertada y me pregunto ¿qué pasó? volteo de nuevo para todas direcciones buscando la fuente de su... desmayo; pero no me doy cuenta de donde provenía hasta que vi hacia arriba.

Jess: ¡¿N-Nni-san?! (se sorprende) q-qué haces aquí? (apenada mientras sostiene a Martín de los hombros)
Esteban: Te vinimos a buscar (azomando la cabeza por el hoyo) *qué diablos hacía ese argentino? estaba muy cerca tuyo* (con mirada neutra y tono serio)
Jess: Eh... etto... gracias... (más atónita por los hechos) *no se, pero por ti está inconciente*
Esteban: Ahora los sacamos... (gruñe con el ceño fruncido) *maldito Prado*

~~*~~*~~*~~*~~

Uki: ¡Por fin llegamos! (entrando al colegio) *ahora verá Light de como soy capaz*
Viole: La primera vez que voy de acampada y fue muy divertido (estirandose)
Ana y Kather: Tengo sueño... (con cara de somnoliencia)
Gael: Bajate ya Tania... (caragando a la niña de caballito)
Tania: ZzzzZzzz... (dormida sobre su espalda)
Gael: (suspira) ¿para qué me canso? (gira los ojos y se forma una media sonrisa en su rostro) *después de todo, sigue siendo una chiquilla* (la ve de reojo, la acomoda bien y camina)
Yael: (bajando del autobus con las maletas de Tania y Gael) Me sigo preguntando qué tanto traeran las mujeres en sus cosas (jadea)
Elyse: Eso es algo que nunca sabrás (a lado de él con sus maletas de ambos) por eso y más somos enigmaticamente bonitas (le sonríe divertida)
Yael: Sí, claro... (con sarcásmo en su tono, desvía la mirada)
Jess: Ah! que hermoso! (baja tras de Yael) este ya es el 5° campamento que hago (se voltea hacia atras) te divertiste?
Martín: Si, bastante (le sonríe mientras baja) aunque siento mis musculos algo tensos... (se ríe nervioso y se rasca la nuca)
Esteban: (arriba del autobus con la mirada fija en él) maldito... (gruñe)
Jess: No tengo idea del porque... (se ríe nerviosa) *basta Teban, no hizo nada*
Martín: Seguro es cansancio (conciente de que lo observan)
Esteban: (ve a Jess molesto) *la intención es lo que cuenta*
Jess: ¿Te ayudo con tus cosas? (ve a Martín) *ni siquiera sabemos que me iba a hacer!*
Martín: Soy yo quien debería cargar las tuyas (sonríe travieso y con tono irónico)
Esteban: *Peor aún! estaba muy cerca* (vuelve a gruñir)
Jess: (resopla y niega frustrada) *Eres un necio!* Pero yo te ofrecí mi ayuda (le sonríe gentilmente)
Martín: Estoy bien, gracias (se acerca a ella y le susurra) y mejor me apuro o si no tu "hermanito" me aventará la maleta de la hormiguita (le guiña divertido y va rumbo al edificio)
Esteban: ¡Que te oí, tarado! (le grita resongon y gruñe) *maldito Prado Rojo* (con el ceño fruncido)
Jess: (suspira resignada) sin remedio... (ve como Martín se aleja y sonríe algo apenada)

1 comentario:

  1. Me encanto **-**
    Queria que martinla Besara Dx
    Miku: frioland tonto Dx
    Espero al próximo capi. Adios owo;/

    ResponderEliminar