Interesados x3

¡¡¡Sin más personajes!!!

Lamento decirles que ya no aceptare más amigos por el momento, ya que la historia esta elaborada al completo y cada personaje aquí precente tiene su lugar; por lo tanto me resultaría muy cansado volver a hacer la historia (que son como unas 4o páginas *-*) solo para que su personaje aparesca. Por favor comprendan u.u|||

Nos vemos ^-^

sábado, 30 de agosto de 2014

40. Busqueda en el Bosque...

Narra Tania: Amo las busquedas nocturnas desde muy chiquita, me emocionan mucho. Estoy todo el día, 5 días a la semana, más o menos 200 días del año; con tipos de 16 a 18 años y mi mejor amigo tiene 19, se llama Gael ¡es normal que no tenga miedo! Solo tengo 14 años y creanme que ni la indiferencia gélida de Gael, ni la ira temible de Esteban, ni el sarcasmo hiriente de Castiel me dan un escalofrío siquiera. Por eso me encantan las busquedas nocturnas ¡son excursiones para mi!

Gael: Si tú llevas la linterna no podré ver a mi altura (caminando con paso aburrido)
Tania: ¡No seas tonto! (le enseña la lengua y sigue caminando) qué teniamos que buscar? (señalando con la linterna un arbusto)
Gael: (gira los ojos y busca el papelito) no es algo muy dificil (lo saca del bolsillo trasero, lo abre y lee en vos alta) "una tetera"
Tania: Una tetera, una tetera... (alumbrando algunas ramas del suelo)
Gael: Vamos, no es tan dificil "Little" (sonrió con sorna)
Tania: Callate (con tono brusco) y deja de decirme Little (lo vuelve a empujar y sigue alumbrando)
Gael: Te digo así desde que tenias 4 años Tania (se para tras ella y le quita la literna de las manos) Dame esto o no podré ver
Tania: Eres malo (le recrimina y empieza a avanzar) por eso te digo Gray (con expresión caprichosa y un tanto orgullosa)
Gael: Y por enana te digo Little (sonríe con picardía y camina tras ella)

<Con Viole y Yael>                    

Yael: Estoy sorprendido Violeta (caminando a lado de ella) en todas las actividades has estado muy entusiasmada, me sorprende de una japonesa... (se da cuenta de lo que dijo y la ve) no me malinterpretes, solo que las asiaticas suelen ser muy tranquilas
Viole: Lo se (se ríe y sigue caminando) en realidad, yo nací y crecí en Venezuela hasta poco después de terminar la secundaria-, luego mis padres recibieron varias ofertas de trabajo muy buenas. Mi padre se interesó en especial una, aquí, en Japón; así que nos mudamos (alumbrando unos arbustos) donde podrá estar esa medalla? (susurrando para sí mientras busca con la mirada)
Yael: ¿En que trabajan tus padres Violeta? (viendo donde alumbraba)

Narra Viole: Me frene en seco ¿qué hacer? Mi padre es el famoso director de cines Nicolas Sparkle, mi madre es la reconocida artísta Linda Sparkle ¡y yo soy su única hija! Nunca fui a escuelas, públicas o privadas; porque mis "amigos" de las casas vecinas solo me querian por mi dinero y la fama de mis padres. Deje de salir de casa, el mundo se me hizo diminuto con el pasar de los años, pero al mudarnos a Tokio me pareció una nueva oportunidad para salir y volver a socializar con los de mi edad. Me metieron al Instituto Watashi No Mirai, y decidí ocultar los trabajos de mis padres; para hacer amigos de verdad... Tengo amigos ahora, me quieren por lo que soy y no por lo que tengo; y aunque les tendré que decir la verdad algún día, no será hoy.

Viole: Ah... (dudando, desvía la mirada) digamos que trabajan en proyectos muy elaborados (le sonrió nerviosa y volvió a caminar sin rumbo) pero, dime... (lo ve de reojo) ¿cómo has visto Japón? llevas mucho menos tiempo que yo aquí (tratando de cambiar el tema)
Yael: No termino de acostumbrarme (soltó una carcajada y la siguió) Japón es el país del reves ¡todo es al contrario! (viendo el camino) En México las palabras se escriben de izquierda a derecha, los textos igual, aquí no: las palabras son de arriba hacia abajo, los textos de derecha a izquierda. Los conductores son del lado derecho del auto; la contumbre de matrimonios arreglados aun sigue; los alumnos por su propia cuenta buscan un trabajo de medio tiempo desde la secundaria; los padres nunca ven a sus hijos por estar en el trabajo; ellos mismos se meten a cursos para ingresar a las mejores escuelas; adultos y niños prefieren ir a la escuela o el trabajo aun con fiebre de 45°C y no se toman días libres... (niega con la cabeza expresando irritación) Definitivamente nunca entenderé las cosas aquí
Viole: (se ríe) Te entiendo, yo tampoco entendía muy bien todo eso; pero... (se encoge de hombros) con el tiempo te acostumbras, llevo casi 2 años aquí y ya no le presto tanta atención
Yael: Supongo (se encoge de hombros) al fin y acabo, haré cualquier cosa para estar con Vitta (sonríe)
Viole: (suspira mientras continua caminando) Yo creo que deberías dejar a Jessi ser feliz
Yael: Lo hago (la ve defendiendose) y por eso se que Prado Rojo no le conviene
Viole: Tú los viste todo el campamento Yael (se voltea hacia él enojada) sabes que ella quiere a Martín, pero eres un necio
Yael: Dije que no le conviene (la ve frunciendo el ceño) y eso no quiere decir que Vitta lo ame, solo lo ve como amigo
Viole: Eso no lo sabes Yael (se voltea bruscamente, dandole la espalda) Sería mejor que buscaras a alguien, yo... (se muerde el labio y susurra) no creo que Jessi te llegue a amar, la lastimaste mucho de niña (comienza a caminar de nuevo)
Yael: (atónito,se queda parado) *eso... ya lo se* (baja la mirada con tristeza)

♥*♥*♥2 horas después, Uki y Eru♥*♥*♥

Uki: Debe estar cerca esa cosa... (buscando en un arbusto) llevamos ya bastante buscandola
Eru: Tranquila Sasuko (se ríe y apunta con la linterna hacia donde esta) Si fuera tan facil encontrar un paliacate amarillo entre todo un bosque en plena obscuridad... (se enconge de hombros y la ve) no crees que ya estariamos buscando la salida con el paliacate en manos? (sonríe divertido)
Uki: Supongo que tienes razón (resopla y se levanta) hay que seguir (vuelve a avanzar)
Eru: La verdad... (camina tras ella) me sorprende que no tengas miedo de estar atrapada en un bosque a media noche
Uki: Oye, Ryuzaki... (se voltea a verlo con expresión seria) soy la única mujer de la familia real heredera de un imperio extinto ¿crees que no sabría defenderme?
Eru: Yo no sabía eso (la ve un poco sorprendido) ¿a qué te refieres con "imperio extinto"? (con tono extrañado)
Uki: Bueno... (duda y lo ve nerviosa) Mis padres eran el rey y la reina de unas tierras, muy lejos de aqui (sigue avanzando) Sin embargo, hubo un golpe de estado, en donde mis padres murieron; aunque alcazamos escapar a no me acuerdo donde mis hermanos y yo; estuvimos en compañia de mi abuelo durante unos 3 años... (suspira) Cuando él murió mi hermano mayor decidió abandonarnos a mi mellizo y a mi para ir a Holliwood a cumplir su capricho de ser un gran cantante de rock (buscando entre los arbustos y los troncos de los árboles) así que; con la casa que mi abuelo nos dejó Sasuke y yo vivimos ahí hasta ahora, y nos encargamos de todos los gastos y demás. (se encoge de hombros) Me aprendí a defender desde que tengo 7 años, y yo creo que hasta de más chica
Eru: Yo también soy huerfano (parado tras ella alumbrando con la linterna) crecí en un orfanato para niños superdotados, me crió el director de dicho orfanato; y después me mude aqui
Uki: No parece que seas superdotado (lo ve con extrañesa)
Eru: Tampoco tiene gran relevancia (le sonríe) hay que seguir (vuelve a caminar)

~~*~~*~~*~~*~~

Jess: ¿Nunca antes habías ido de acampada? (caminando por alli)
Martín: Un par de veces, con Miguel y mis hermanas (al lado de ella)
Jess: ¿Miguel? (con tono de extrañesa) es algún amigo tuyo?
Martín: Mi padre (se detiene y sonríe nervioso) *realmente parece no acordarse*
Jess: Yo no tengo ya al mío (le sonríe y vuelve a caminar) murió cuando tenía 4 años, no tengo muchos recuerdos de él (con ojos y expresión triste) *ahora tendría alrededor de 43*
Martín: Ah... lo lamento (desvía la mirada y se rasca la nuca) no... lo sabía (susurrando con tono culpable) *pese a todo, no sabía nada del señor hasta hoy*
Jess: Esta bien (lo voltea a ver) en el testamento de mi padre, había muchas cosas que me dejó (se para y alumbra un arbusto) no pude leer nada hasta cumplir los 10, pero cuando los cumplí me quite muchas tristezas e inseguridades
Martín: ¿E-En serio? (un poco sorprendido)
Jess: Si (le sonríe) me dejó una carta donde me contaba la historia de él y mamá; de cuan orgulloso siempre estuvo de mi; que lamentaba mucho el no poder darme un hermano pero que encontraría a alguien que sería un Onni-san para mi; que siempre fuera tras lo que deseaba y que no importará lo que las personas dijeran o pensaran, que él me estaría apoyando desde arriba y que yo encontraría la fuerza en alguien para seguir adelante (con lágrimas en los ojos) mi padre... era una gra persona (con vos temblorosa)
Martín: J-Jessi.... (conmocionado) *es... la primera vez que la veo llorar* (sin saber que hacer)
Jess:: L-lo siento (limpiandose los ojos) n-no debí... haberte metido en mis problemas (ocultando su rostro) lo siento Martín
Martín: (mordiendose el labio, la ve igual con lágrimas) Jessi...

Narra Martín: El ver a Jessi de esa forma, el como hablaba de su padre aun sintiendo su perdida 12 años después me rompía el corazón. No quería verla llorar o sufrir; y de repente estaba allí, frente a mi, limpiandose las lágrimas y tratando de ocultarlas, disculpandose conmigo... No aguante más. Avance un paso hacía ella para darle el calor de mis brazos, pero el suelo se me movió... o mejor dicho, se me desapareció.

Martín: Ah! (abre los ojos en expresión de alarma y ve el sueloo) Jessi... (la voltea a ver y se desploma hacia abajo)
Jess: ¡Martín! (va a la orilla del gran oyo en el piso y lo agarra de una mano)
Martín: ¡Jessi! (voltea a verla) sueltame, caeras también (preocupado) peso mucho, no me agutanras
Jess: No puedo dejarte caer (lo ve aun con lágrimas) te haras daño
Martín: Peor será si tu sales herida (hecha una mirada abajo) son más de 10 metros, te romperías algo (vuelve su mirada hacia ella) anda, sueltame Jessi
Jess: No, Martín ¡No! (niega fuertemente y lo ve asustada) si caes también te romperias algo, y no quiero que te pase nada
Martín: Estaré bien, sueltame (con mirada rogante) no me perdonaré si te pasa algo a ti
Jess: Martín (deja la linterna y lo agarra con ambas manos) tienes que estar conmigo, no quiero que caigas (trata de subirlo) no quiero... (susurra sin dejar ver sus ojos) que me dejes sola
Martín: Jessi... (se sonroja y la ve)
Jess: Martín, yo... (lo ve con lágrimas) yo... (roja de las mejillas) yo...

Narra Jess: No quería alejarme de Martín por nada, no quería sentirme sola, no quería dejarlo caer. No se porque, pero sentí que si no estaba a su lado, lo perdería para siempre; y de repente empecé a llorar... Era cierto que no lo aguantaba, y que no tenía la fuerza suficiente para subirlo; pero en un momento dado sentí como si estuviera más cerca de él. No era mentira: se había roto el suelo donde yo estaba y ahora caía en sus brazos hacía ese vacio oscuro de más de 6 metros de profundidad...


Jess desmayada
Martín desmayado